Propuestas de AMETIC para la transformación digital en España

Transformacion digital

“La transformación digital, más allá de limitarse a incorporar nuevas tecnologías a los procesos de organizaciones y personas, supone un cambio cultural y una renovación completa de nuestra forma de trabajar y relacionarnos para adaptarnos a esta revolución. Para poder alcanzarla, es necesario concienciar a los gobiernos, administraciones, los sectores productivos y el público en general de que debemos realizar un gran esfuerzo de mejora, sobre todo si tenemos en cuenta que desarrollar una verdadera economía digital será la base que permita garantizar nuestra competitividad y nuestro bienestar en un futuro próximo”.

Con este  mensaje/advertencia  del estudio «Transformación Digital: Visión y Propuesta de AMETIC”, la patronal llama – una vez más –, a efectuar profundas reflexiones sobre el cambio que significa dar el paso hacia la sociedad digitalizada. Para ello expone la perspectiva del sector respecto a la necesidad y conveniencia de progresar aceleradamente en la transformación digital española en tres ámbitos: empresas, Administración Pública y  ciudadanos, «para la mejora de la competitividad española en un mundo globalizado. Dichos ámbitos interactúan entre sí y refuerzan su efecto, generando demanda de productos y servicios digitales de las empresas españolas”. AMETIC recuerda e insiste  (¿cuántas veces van ya?, que la transformación digital ya no es una estrategia de futuro, sino que ofrece una ventaja competitiva que puede no ser sólo conveniente sino imprescindible para la supervivencia de nuestro tejido empresarial y nuestro desarrollo social”.

El informe subraya, asimismo, la necesidad de que España mejore su posición en los índices internacionales que clasifican a los países por su nivel de digitalización “donde estamos muy por debajo del peso real de nuestra economía”. Señala y lamenta que España, la economía número 14 del mundo, ocupe el lugar 35 en digitalización (el 43 si atendemos exclusivamente al nivel de digitalización de sus empresas) según el NRI 2016 (Network Readiness Index del World Economic Forum). Además, destaca negativamente la formación tecnológica de sus empleados. Algo parecido nos ocurre en el ámbito europeo, donde nuestro nivel de digitalización aparece en el puesto 15 de los 28 países de la Unión Europea según el DESI (Digital Economy and Society Index), incluso un poco por debajo de la media de la UE. Aflora aquí de nuevo la debilidad en materia de formación digital: hasta un 46% de los ciudadanos carecen de competencias digitales básicas.

A lo largo del documento se hacen continuas referencias tanto a la situación española como a la europea, aludiendo a distintas fuentes coincidentes en que «mirando al futuro, se estima que una digitalización de Europa (que actualmente sólo está al 12% de su potencial) aportaría 2,5 billones de euros a la economía para 2025 (lo que representaría un 10% sobre las previsiones de crecimiento actuales), reducirá los costes de la Administración Pública un 20% e incrementará la productividad de la industria hasta en un 20%”.

En este contexto, el documento de AMETIC repasa también aspectos clave para la transformación digital como el marco regulatorio, la completa renovación de la estrategia y el liderazgo de una compañía, temas que deben orientarse totalmente a lo digital, así como la adopción de prácticas colaborativas o la captación, formación y retención del talento digital, considerados esenciales para el éxito de esta iniciativa.

Beneficios cuantitativos y cualitativos

Sin dejar de señalar algunos elementos que pueden suponer barreras para su adopción y que será necesario superar, se analizan también los beneficios derivados de la transformación digital. Este examen no se limita al punto de vista cuantitativo, vinculado al ahorro de costes que puede suponer y el aumento de ingresos procedente de la ampliación del catálogo de soluciones o la personalización del servicio al cliente. “Y es que los beneficios cualitativos –se dice- no son menos importantes y tienen que ver con la satisfacción de empleados y clientes, la mejora del prestigio de una organización o la ayuda en la toma de decisiones basada en datos”. Frente a ciertas opiniones que ven en la digitalización un riesgo para el empleo, AMETIC sostiene que en esta revolución digital se encuentra la clave de nuestra prosperidad a corto y medio plazo, con una gran aportación a la riqueza del país y a la generación de puestos de trabajo.

Las tecnologías y su incorporación no son en sí mismo el objetivo final de la transformación digital, sino que deben ser consideradas como facilitadoras para llevar a cabo el proceso. Así, se identifican la conectividad, la computación en la nube, la analítica de datos, la automatización y la digitalización del cliente como las principales palancas tecnológicas de la transformación.

El documento identifica los objetivos que deben considerarse primordiales en el proceso de transformación digital y los pasos para realizarla, así como las propuestas de acción que nos llevarán a su consecución, dirigidas tanto a la Administración como al tejido empresarial y a los ciudadanos.

El informe se completa con recomendaciones acerca del modelo de seguimiento que asegure el éxito de este proyecto.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.