Que las aplicaciones de su smartphone no permitan invadir su privacidad

Que las aplicaciones de su smartphone no permitan acceder a su privacidad

La utilización del propio teléfono móvil, tableta u ordenador portátil para el trabajo, siempre ha sido una gran amenaza para el sistema de seguridad en un centro de trabajo, ya que las empresas pierden la capacidad de controlar. En este ámbito además, es donde las apps basadas en la nube frecuentemente tienen acceso a la localización, los datos y los contactos de los teléfonos. De modo que nunca se sabe cuánta información sensible de una empresa se puede estar llevando una persona a través de su smartphone.

Y no es que esta persona sea un delincuente. Lo que sucede es que los empleados no suelen pensar en la seguridad ni suelen saber qué es y qué no es un dato sensible. Así entonces, podría suceder que se esté dando las llaves de la puerta trasera de la empresa a hackers, espías o estafadores, sobre todo si usamos ingenuamente los mismos datos de ingreso para las apps externas que para las apps internas de la firma. El problema se vuelve más crítico si no se sabe qué aplicaciones de terceros tienen acceso a sus datos.

Cierto es apps como Whatsapp y Dropbox por ejemplo, pueden ayudarnos a hacer nuestro trabajo de forma más eficiente, en la oficina y fuera de ella, el problema es que normalmente no sabemos si han sido aprobadas por el departamento de tecnología o cuántos datos corporativos podemos estar compartiendo, queriendo o sin querer, con la nube.  Porque los riesgos de una brecha de datos se exacerban mucho por la existencia de la nube, ya que las apps basadas en esta, como la de Microsoft Office 365, son cada vez más populares debido a que reducen mucho los costes en tecnología de la información. Así y todo, temas como la seguridad de las apps es un problema del que nadie suele hablar.

Los usuarios guardan toda su información personal en el teléfono

No olvidemos tampoco que normalmente los usuarios guardan toda su información personal en el teléfono, ya sean fotos, emails, contactos, etc. Incluso, si sumamos la información recogida por las cookies guardadas por el navegador del smartphone, están registradas la dirección física y la cuenta bancaria utilizada para comprar algún producto online. Esto convierte al teléfono no solo en un auténtico almacén de información sobre la vida de los usuarios, sino también en el punto más vulnerable para la protección de sus datos.

Sergio Maldonado, CEO de PrivacyCloud
Sergio Maldonado, CEO de PrivacyCloud

“La revalorización de los datos y la creación de un mercado en torno a ellos han transformado los teléfonos móviles en el punto débil de la privacidad. Los usuarios tienen que optar por una estrategia activa en la protección de sus datos, concienciarse y defender su información sensible con todas las herramientas a su alcance”, afirma Sergio Maldonado, CEO de PrivacyCloud, empresa dedicada al desarrollo de software y prestación de servicios para la gestión de datos personales y actividades comerciales diseñadas en base a principios de privacidad desde el diseño.

Así entonces y para ayudar a mantener segura la privacidad de los usuarios y para que su información no sea utilizada por terceros sin su consentimiento expreso, PrivacyCloud  plantea 6 consejos para que las apps de su teléfono no consigan acceder a los datos personales:

      • Utilice un escáner de apps: Aplicaciones como WeRule sirven para analizar las apps del teléfono, tanto las ya instaladas como las descargas nuevas. Gracias a ellas, el usuario tendrá una visión clara y detallada sobre qué riesgos corre su privacidad al usar cada una de ellas.
      • Evite instalar versiones de Android/iOS no oficiales: Instalar un sistema operativo no oficial puede aportar un mayor rendimiento del teléfono o un diseño diferente al resto de móviles, pero utilizar una ROM desarrollada por un tercero y no por el equipo oficial de Google o Apple puede tener graves consecuencias para la privacidad del usuario, ya que el sistema operativo podría recabar los datos del teléfono y enviárselos al desarrollador.
      • Infórmese sobre el respeto a la privacidad del fabricante del teléfono: Siempre es recomendable optar por marcas que practiquen y demuestren una buena filosofía de respeto al usuario. Optar por un teléfono barato, fabricado siguiendo las normativas de privacidad de otro país, puede salir caro y ser peligroso para los datos del usuario.

Siempre es recomendable optar por marcas que practiquen y demuestren una buena filosofía de respeto al usuario

      • Descargue aplicaciones únicamente de sitios oficiales: Aunque el mero hecho de descargar una aplicación desde el App Store de iOS o el Play Store de Android no es suficiente para asegurar unos términos de privacidad óptimos, sí es garantía de que no será excesivamente abusiva. Para ser publicada en estas plataformas todas las apps deben pasar unos filtros previos y adecuarse a su política interna, garantizando unos mínimos a los usuarios.
      • Desconfíe si una app solicita acceso a partes innecesarias para su funcionamiento: Que un gestor de contactos pida acceso a la agenda es algo lógico, pero, supongamos que un editor de video solicita ver el historial de llamadas o utilizar el micrófono. Si observa que una aplicación intenta acceder o utilizar elementos del teléfono que no tienen un sentido lógico para su funcionamiento, lo mejor es buscar otras opciones que puedan ofrecer el mismo servicio.
      • Elimine la información y apps que no utiliza: Una buena estrategia para cuidar la privacidad es acabar con los puntos débiles. Por ejemplo, evitar tener aplicaciones innecesarias instaladas y borrar toda la información que va quedando almacenada en la memoria del teléfono periódicamente son buenas formas de que el usuario se exponga más de lo necesario.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.