Sorprendente relación entre los usuarios y sus smartphones

Social-networking

Cada vez confiamos más en nuestros smartphones, un asistente personal que facilita direcciones, recuerda cumpleaños, permite acceder en cualquier momento a nuestros movimientos bancarios… La lista es interminable. Un reciente estudio psicológico sobre la nueva era de los “mejores amigos digitales” revela nuevas y sorprendentes conclusiones.

Un  experimento realizado por las universidades de Würzburg y Nottingham Trent para Kaspersky Lab reveló que un gran número de usuarios valora en igual o mayor medida el smartphone que a sus amigos (40%), sus padres (29,4%) o que a su pareja (21,2%)

SmartphoneEl experimento, en el que se pidió a los participantes que ordenasen diversas personas y objetos de sus vidas por importancia, reveló que el 37,4% de los participantes valoran su smartphone por encima o en igual medida que a sus amigos más cercanos. Estos resultados demuestran que los smartphones están en algunas ocasiones, por encima de los amigos. Los datos hablan solos:

  • El 29,4 % de los participantes dijo que su smartphone era igual de importante, o más, que sus padres.
  • El 21,2 afirmó que su smartphone era igual de importante, o más, que su pareja.
  • El 16,7 % lo calificó como lo más importante para ellos; solo un 1,1 % afirmó que su smartphone era lo más importante de su vida.

El experimento también pidió a los participantes que colocasen imágenes que representaban personas y objetos de sus vidas en un tablero de ajedrez frente a su posición. Mientras que la familia, los amigos y mascotas en general se situaban más cerca del participante que su Smartphone; otras figuras con fuerte presencia en la vida de los participantes – como compañeros de trabajo o estudios con los que están cada día – figuraban en un segundo plano en comparación con sus “compañeros digitales”.

“Atribuir más importancia a nuestros teléfonos que a amigos y conocidos de la vida real demuestra lo importante que es asegurar la información que les confiamos”, indica Kaspersky Lab.

Pero el tema no es de hoy. En octubre de 2011 Ofcom, la organización encargada de regular la industria de las telecomunicaciones en el Reino Unido, dio a conocer los sorprendentes  resultados de una investigación efectuada entre adolescentes y sus padres, orientada a medir el tráfico por Internet y audiencias televisivas. Los resultados fueron sorprendentes. Si los jóvenes tuviesen que escoger entre sus teléfonos móviles e Internet, por un lado, y la televisión por otro, no dudarían en renunciar a esta última.

Cuatro  años más tarde, Motorola desarrolló una interesante encuesta sobre la peculiar relación que el usuario tiene con su smartphone. Una encuesta a 7.112 adultos en siete países sobre las relaciones buenas, malas y difíciles que las personas tienen con sus smartphone y el resultado a grandes rasgos se puede resumir con la siguiente frase: “El usuario prefiere a su smartphone antes que tener sexo o dormir”.

Alfonso Ramírez, Director General de Kaspersky España.
Alfonso Ramírez, Director General de Kaspersky España.

Alfonso Ramírez, director general  de Kaspersky Lab Iberia, es claro en sus apreciaciones. «A raíz de estudio del año pasado de Amnesia Digital – que mostraba cómo olvidamos la información que confiamos a nuestros dispositivos – quedó demostrada la fuerte conexión emocional que tenemos con nuestros teléfonos”recuerda. “Otro hallazgo interesante fue cómo las personas clasifican sus smartphones como un elemento mucho más importante que sus ordenadores portátiles u otros dispositivos que tienen el mismo grado de información, destacando el papel “simbólico” de los teléfonos tienen como compañeros digitales que están siempre a nuestro lado. Muchos usuarios olvidan asegurar sus teléfonos, ya que los ven casi como una extensión de sí mismos, y esto puede hacerlos vulnerables a los ciberdelincuentes».

Ahora bien, pese al valor que se da a estos dispositivos como fuente de entretenimiento, información y almacenamiento de datos, sorprendentemente los participantes estaban más que dispuestos a compartir el número de PIN del smartphone cuando se le pedía, con lo que dejaban al descubierto el acceso a toda su información personal y sensible. Durante el experimento, el 93% de los participantes dieron su PIN cuando se les solicitó.

Astrid Carolus, psicóloga de la Universidad de Würzburg que dirigió el estudio, comenta: «Nuestros teléfonos son una parte importante de nuestras vidas, y este estudio aporta pruebas psicológicas sobre ello. Nuestra conexión con estos “amigos digitales” refleja que depositamos un increíble grado de confianza en un objeto inanimado – tanto es así, que consideramos que es un elemento incluso más cercano e importante que muchas otras personas de nuestro entorno. Con esto en mente, nos sorprendimos al ver que era muy fácil conseguir los códigos PIN de teléfonos. Les invitamos a sentarse en una sala de espera por un período de tiempo, y luego se les preguntó por su altura y su código PIN. Sin dudarlo mucho, la gran mayoría nos lo dio. Esto es preocupante, ya que indica que estamos dispuestos a poner nuestros amigos digitales – y los datos que almacenamos – en una situación de riesgo».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.