ThyssenKrupp presenta innovaciones para ciudades sostenibles

Imagen cedida por Urban Hub

Tras demostrar que el ahorro de energía en edificios debe comenzar a aplicarse sin tardanza con el fin de garantizar un cambio significativo dentro de 15 años, ThyssenKrupp aboga por una política de diseños de mayor eficiencia energética para los paisajes urbanos, recordando que “hoy en día los edificios son responsables del 40% del consumo energético mundial”.

“Actualmente los edificios de nuestras ciudades están ‘atados’ a unos modelos energéticos deficientes debido a sus ineficientes servicios, que tienen un promedio de vida útil de 15 años. Ascensores, calefacción, ventilación o refrigeración no funcionan a sus niveles más eficientes, por lo que es de suma importancia que se aborde esta cuestión sin demora y se destinen más recursos a la mejora de las instalaciones. De lo contrario, se corre el riesgo de seguir con bajos rendimientos energéticos hasta 2030”. Este preocupante panorama fue planteado por Andreas Schierenbeck, consejero delegado de ThyssenKrupp Elevator, durante la celebración de Smart City Expo 2015 Barcelona, el congreso más importante del mundo de las ciudades inteligentes.

Andreas Schierenbeck
Andreas Schierenbeck, consejero delegado de ThyssenKrupp Elevator

En su ponencia apoyada en una amplia serie de datos, Schierenbeck hizo ver que: “Cada edificio comercial que se construye actualmente, implica un promedio de 12.000 MWh de consumo de energía eléctrica para los siguientes 15 años. Sólo en Estados Unidos, se construyen más de 150.000 edificios cada año, hecho que da lugar a un consumo fijo de electricidad de 120 TWh año, equivalente al consumo anual de electricidad de los Países Bajos. Reducir esta cifra sólo en un 10 por ciento supondría el ahorro de 180 TWh a lo largo de los próximos 15 años, iniciativa que representa un descenso de las emisiones de carbono hasta 180 millones de toneladas de CO2, lo que equivale a disminuir en dos millones al año el número de coches en circulación o a tres mil millones de árboles plantados y cultivados durante el mismo período. Cifras impresionantes dese luego.

Schierenbeck además, hizo especialhincapié en que: “El debate entre la producción y el consumo de energía no es nuevo, pero el rápido aumento del proceso de urbanización que existe actualmente en el mundo hace que se acelere esta discusión y se demande con mayor urgencia la creación de un entorno energéticamente más eficiente. Para 2030, el 60 por ciento de la población mundial vivirá en ciudades y el consumo de energía en estas áreas urbanas aumentará cerca de un 25 por ciento. Por tanto, los edificios energéticamente ineficientes de hoy no serán capaces de satisfacer la creciente demanda de energía. Es necesario que las decisiones que se tomen hoy para el desarrollo urbanístico de las ciudades, se adopten con visión de futuro y se centren en la sostenibilidad para las próximas generaciones”.

Al representantar actualmente la mayor parte del consumo global de energía, un 40 por ciento, los edificios están en el centro del debate de la eficiencia energética. En las ciudades, la tendencia a construir edificios de gran altura hace que la discusión gire en torno a cómo desarrollar edificios altos que funcionen más inteligentemente, minimizando el consumo y reduciendo la huella energética urbana. Con edificios cada vez más altos, los ascensores son una de las instalaciones fundamentales que más energía consumen y, por tanto, constituyen un campo clave que es preciso abordar cuando se trata de mejorar la eficiencia energética urbana.

Innovaciones para ciudades sostenibles

Al mismo tiempo Andreas Schierenbeck destacó las tecnologías innovadoras de ThyssenKrupp que a modo de soluciones que pueden ayudar, como el sistema MULTI, presentado el pasado 5 de noviembre, sólo un año después de anunciar el concepto de su revolucionaria tecnología de ascensor. En efecto, ThyssenKrupp presentó un modelo MULTI a escala 1:3, totalmente operativo, en su Centro de Innovación en Gijón, Asturias. Este sistema utiliza motores lineales en lugar de cables, lo que permite el desplazamiento horizontal y transforma el transporte por ascensor convencional en sistemas de metro verticales. Esta tecnología incrementa la capacidad y eficiencia de transporte, a la vez que reduce la huella de ascensor y los picos de carga de la red eléctrica en los edificios.

También recordó el sistema de transporte de pasajeros ACCEL desarrollado por la compañía, que facilita la construcción de conexiones de enlace a las estaciones de metro existentes y un acceso fácil, incluso para los usuarios que no suelen usar este medio de transporte debido a la distancia que queda de sus hogares. Las capacidades del sistema de metro ya pueden maximizarse con nuevos puntos de acceso y, al aumentar la conectividad de las redes de metro actuales, el nuevo sistema de transporte podría captar un 30% de pasajeros adicional. La implementación de ACCEL funciona como una alternativa a la construcción de estaciones adicionales caras o a la excavación de complejas conexiones subterráneas, lo que conlleva una disminución significativa en el número de vehículos de transporte por carretera en uso.

Además de estos productos innovadores, ThyssenKrupp presentó recientemente MAX, pionera solución tecnológica de servicio predictivo y preventivo que mejora las capacidades de seguimiento remoto e incrementa significativamente los niveles de disponibilidad de los ascensores, tanto de los existentes como de los nuevos. MAX permite el envío de datos recogidos en tiempo real de los millones de ascensores de ThyssenKrupp, conectados a la plataforma segura en la nube Azure de Microsoft, donde un algoritmo calcula el tiempo restante de vida de los principales sistemas y componentes de cada ascensor. Con su desarrollo e implementación, el equipo global de servicio de ThyssenKrupp, compuesto por más de 20.000 ingenieros y técnicos de mantenimiento, podrán confiar en MAX como su mano derecha, que hace posible informar con anticipación a los propietarios y gestores de edificios cuándo los sistemas y componentes claves necesitan ser reparados o sustituidos, programar las intervenciones y, en consecuencia, evitar los carteles de “Fuera de Servicio” en las puertas de los ascensores. En un edificio conectado a MAX, las personas pasarán menos tiempo esperando a los ascensores, lo que conlleva una disminución de estrés y más tiempo dedicado a lo que les interese.

Schierenbeck concluyó insistiendo en que: “La urbanización sostenible es una necesidad que no puede ignorarse por más tiempo. Las soluciones de ascensores de bajo consumo, con una serie de beneficios claros y tangibles, son fundamentales para poder realizar ciudades verdaderamente sostenibles en el futuro. Ahora es el momento de integrar estos sistemas en los edificios. La experiencia y los productos ya existen. El reto está en acelerar el proceso de integración para mejorar nuestro parque de edificios con mayor rapidez”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.