Transformación digital, el desafío de la empresa del siglo XXI

Transformación digital, el desafío de la empresa del siglo XXI

Las nuevas reglas de juego que va imponiendo la digitalización en el ámbito empresarial, redefiniendo el futuro de las entidades a corto y medio plazo, suponen un complicado reto para los modelos de negocio tradicionales. Un reto que debe tener muy en cuenta que, si bien la transformación digital apoyada en las tecnologías emergentes ofrece muchas opciones para el diseño de diferentes modelos de negocio dentro de un mismo sector, no se debe olvidar que esta tendencia no exige a la empresa actuaciones de choque.

Tener éxito en el mundo digital no es un desafío que puede superarse rápidamente incorporando o consumiendo más tecnología o bien sustituyendo al trabajador por tecnologías determinadas en un breve tiempo, significa actuar en base a un proceso escalonado de incorporación a la economía digital, situación que dependerá de la cultura corporativa. Como afirma el Plan Digital 2020 de la CEOE, ”no se trata sólo de abrazar las nuevas tecnologías proactivamente, además es necesario afrontar el cambio cultural que implica la digitalización para poder diferenciarse y así competir con éxito”. Y eso no es tema de un día para otro.  Pero, “las direcciones que no encuentren tiempo o no sepan desarrollar las competencias necesarias para dirigir la empresa en el marco de la economía digital, probablemente no serán capaces de asegurar su supervivencia” ha escrito el profesor Luis Lombardero.

De modo que la transformación digital ha traído consigo diversos retos a los que todas las compañías, en mayor o menor medida, han tenido o están teniendo que hacer frente. Desafíos que entre los pasados 23 y el 25 de mayo fueron analizados en el Digital Enterprise Show 2017 (DES 2017), congreso en el que profesionales de todo el mundo pudieron compartir experiencias e impresiones.

El contexto actual creado por la transformación digital “es sofisticado y complejo”, aseguró en el DES 2017 David Cabrera, EMEA Pre-Sales Manager de Experian Marketing Services, durante la ponencia “Customer Journey: Truths and lies”. De entre todos los elementos que conforman ese ecosistema digital, Cabrera considera que los más relevantes para llevar a cabo una transformación exitosa son:

Big Data. El avance de la tecnología ha facilitado que las empresas recopilen y dispongan de una gran cantidad de datos. Sin embargo, resulta esencial saber cómo utilizarlos, algo en lo que muchas compañías suspenden. Además, para que esa ingente cantidad de información sea de utilidad, debe de ser mantenida y actualizada constantemente. El responsable para EMEA de consultoría pre-sales de Experian Marketig Services lo resume así: “Cuando hablamos de datos, es mejor calidad que cantidad”. 

Transformación Digital y Big Data

Cloud Computing. El desarrollo de la Sociedad Digital debe pasar por la adopción de servicios digitales como el Cloud Computing, solución remotizada de aplicaciones y datos, que se ha podido desarrollar en múltiples modalidades gracias a la disponibilidad de banda ancha. Cabrera recuerda cómo, en un principio, muchas empresas se mostraban reticentes a subir sus datos a “la nube”. Por suerte, “ese miedo ya está desapareciendo” y las compañías se animan cada vez más a utilizar este recurso.

Apps. “Hoy en día es impensable imaginar un teléfono móvil que no tenga instalada una aplicación”, comenta Cabrera, recordando que, pese a ello y de manera errónea, muchas marcas ni siquiera se plantean la posibilidad de crear una aplicación móvil que facilite una interacción más inmediata y de mayor calidad con sus clientes.

Redes sociales. Las redes sociales permiten hacer una escucha de nuestros clientes y observar el perfil de los mismos, e incluso pueden ser utilizadas como canal de publicidad. Aunque las RRSS tuvieran su “boom” inicial hace unos años, todavía siguen teniendo un papel protagonista. “Instagram, por ejemplo, está viviendo su punto de máximo esplendor”, subraya el experto.

Publicidad digital. Los medios tradicionales, como la televisión, continúan teniendo un amplio número de adeptos. Los millenials, sin embargo, pasan su día entre tablets, smartphones y ordenadores. Son, desde la cuna, consumidores de lo digital. Por ello, es aconsejable pensar en una nueva clase de cliente, cada vez más digitalizado, e invertir en publicidad dentro de este ámbito.

David Cabrera, EMEA Pre-Sales Manager de Experian Marketing Services
David Cabrera, EMEA Pre-Sales Manager de Experian Marketing Services

–  Machine learning e inteligencia artificial. Si bien recursos como estos se van abriendo paso poco a poco, Cabrera considera que todavía queda bastante para que se implanten de manera definitiva. Aun así, aconseja no perderlos de vista. No olvidemos que el informe de la CEOE subraya, “la Inteligencia Artificial y la computación cognitiva buscan el desarrollo de sistemas capaces de resolver problemas cotidianos por sí mismos, mediante algoritmos que utilizan como paradigma la inteligencia humana”

Real time marketing. En una sociedad en la que la mayoría de sus miembros están constantemente conectados, es fundamental estar al tanto de lo que está ocurriendo e intentar lanzar campañas en tiempo real, aprovechando la inmediatez que se nos brinda.

Visión 360º. “Muchas empresas todavía tienen una visión 180º”, asegura Cabrera, por lo que, en este aspecto, todavía queda camino por recorrer. Es necesario tener amplitud de miras y cambiar el enfoque de nuestras estrategias cuando lo consideremos necesario.

Pero cuidado. Todos estos elementos, además de ayudar, pueden generar fricciones internas en las compañías. Por ello, el experto de Experian Marketing Services recomienda ser conscientes de los recursos con los que cuenta nuestra empresa para adaptarse al contexto actual. En caso contrario, necesitaremos abordar ese problema y contratar a personas cualificadas o buscar partners que nos ayuden a lograrlo. También es vital tener una visión de negocio clara y establecer unos KPIs que permitan demostrar que el proceso está funcionando.

Hacer la transformación de manera correcta permitirá “mejorar la experiencia de cliente, visualizar nuevas estrategias e incluso aumentar el ROI”, concluye Cabrera. Para ello, recuerda que, como en casi todos los aspectos de la vida, lo más importante es “marcar una hoja de ruta y seguirla con calma y sentido común”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.