Tras el fin del confinamiento, reducción del gasto en artículos de lujo y vacaciones

El impacto del coronavirus en estados de ánimo, hábitos y consumo

El confinamiento al que nos ha llevado el coronavirus y la cantidad de variados interrogantes que ha generado, constituye un terreno abonado para la ciudadanía que busca ávidamente cualquier información sobre sus efectos. En este ámbito las especulaciones se desatan y las hay para todos los gustos. Abundan las opiniones entre medio fundadas y/o antojadizas, pero carentes de una base más o menos realista sobre las que apoyarse. Además, comienzan a cobrar interés los posibles efectos sociales que acarreará.

Estos y otros motivos han llevado al profesor de EAE Business School, Pablo Contreras, a elaborar un interesante estudio que se aproxime a los efectos esta pandemia. Titulado «El impacto del coronavirus en estados de ánimo, hábitos y consumo”, recoge datos de una encuesta online realizada a 675 personas, entre el 20 y el 25 de   marzo pasado. Entre sus principales conclusiones destacan: un 14% de los encuestados cree que es bastante probable que pierda su trabajo y un 70% considera que sus ingresos bajarán. Un 29,2% cree que “mucho”, mientras que un 40,4% cree que bajarán “un poco”.

“¿Razones de este trabajo?. Se está hablando mucho sobre qué efecto está teniendo o tendrá esta crisis en nosotros, pero sin datos concretos; datos que además relacionen estados de ánimo, hábitos y expectativas de futuro. Por ello he querido obtener una aproximación real, preguntando a un número suficiente de personas como para poder perfilar cuál es la situación, cuantificarla y construir con ello un conocimiento de libre difusión que pudiera ser útil para la comprensión de lo que está pasando y lo que puede pasar, de acuerdo con los estados de ánimo y expectativas que ello genera” comentó a Datágora.

Estas posibles consecuencias en los ingresos debido a la crisis por el Covid19 tendrán repercusiones en los consumidores, ya que un 75% de los encuestados dice que reducirá  su nivel de consumo en los meses posteriores al confinamiento: “Es llamativo que este porcentaje sea algo superior al de personas que declaran que sus ingresos disminuirán, lo que es indicativo de que habrá más prudencia en general en el gasto”, afirma. Los artículos más afectos serán los premium o de lujo (80% de encuestados) y el presupuesto vacacional (70% de encuestados). En este último punto, un 41% dice que “bajará mucho”. “Está por ver en qué se traducirá el descenso del presupuesto vacacional, si en no hacer vacaciones, en hacerlas más cortas, más modestas o por España en lugar de marchar al extranjero”.

Profesor Pablo Contreras EAE Business School
Profesor Pablo Contreras – EAE Business School

En cuanto al presupuesto destinado a alimentación saludable en cambio, es el que menos disminuye (32,1% de encuestados); un 60,6% afirma que lo mantendrá y un 7,3% que lo aumentará. Las actividades deportivas también permanecen entre las prioridades de los consumidores. Un 40% disminuirá sus gastos en este servicio pero un 56% lo mantendrá. El presupuesto en actividades de ocio y salir a comer o cenar fuera se reducirá en el presupuesto para el 65% de los encuestados.

Estos datos son reveladores de un estado de ánimo que ya tiene claras repercusiones en las expectativas de consumo de las familias. El sentimiento predominante es la incertidumbre en el 64,3% de los encuestados. “La incertidumbre es el estado de ánimo más contrario al consumo, invita a la prudencia en el gasto, especialmente en compras de envergadura. También sugiere un comprador más racional, menos impulsivo y que mirará más el precio”, matiza Contreras.

Sin embargo, no tiene una clara equivalencia en un sentimiento de temor ya que, aunque se suceden noticias de incrementos de contagiados y muertes, sólo un 26,5% dice sentir bastante (21%) o mucho temor (5%). Tampoco es la tristeza un sentimiento mayoritario, sólo un 17,5% dice sentirse realmente triste. Y en cuanto a inseguridad, un 5%  dice sentirse muy inseguro y un 22% bastante inseguro. Y lo que es realmente llamativo es que el estudio arroja que casi un 50% de los encuestados se siente animado: un 6% muy animado y un 43% bastante animado. “La gente está demostrando mucha resiliencia y una gran fortaleza mental”, añade.

Por edades, la gente más joven es la que muestra mayor porcentaje de sentimientos de miedo, inseguridad, temor y desánimo en general. Sólo un 26,2% de los menores de 25 años se siente animado frente a más de un 50% de los mayores de 36 años. “Estos datos apuntan tendencias claras, si bien habrá que ir viendo su evolución, dado que los estados emocionales y las expectativas sin duda irán evolucionando a medida que avance el confinamiento”.

En cuanto a las empresas, un 48,2% de los encuestados piensa que están contribuyendo para ayudar en la crisis. Destaca una ligera mayoría de personas (56,1%) que dice conocer cuáles son las que están colaborando. De hecho, existe un amplio consenso en cuanto a que las empresas deben preocuparse por aportar durante la crisis. Hasta un 57,8% de los encuestados piensa que no es correcto y lógico hacer ERTEs masivos durante la crisis.

Por último, del informe también se extrae que los medios de comunicación más utilizados para informarse de la crisis son la prensa digital con un 88,7% de personas, seguido de la televisión con casi un 85% de personas, y las redes sociales con más de un 68%.

Según el 80% de los encuestados, el confinamiento se alargará más allá del 15 de abril. El 30 de abril se percibe como la fecha más probable, con un 36,1% de respuestas; y el número de personas que piensa que se alargará más allá de esta fecha suma el casi el 45%.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.