Una década de innovación en Euskadi, los resultados hablan solos

Décima edición de la Guía de la Innovación en el País Vasco, elaborada por Estrategia Empresarial en colaboración con Innobasque

La décima edición de la Guía de la Innovación en el País Vasco, elaborada por Estrategia Empresarial en colaboración con Innobasque  Agencia Vasca de la Innovación, es un documento que obliga a una detenida reflexión sobre su trayectoria, ya que hace varios años que Euskadi viene marcando rumbos y apuntando hacia un horizonte innovador, cuyos resultados – por diversas causas políticas y socioeconómicas – no parecen valorarse adecuadamente en otras regiones españolas.

La  publicación – que no tiene desperdicio – traza a través de sus 168 páginas, una completa panorámica de la evolución de Euskadi durante los últimos diez años. Muestra cómo aquel gobierno ha logrado construir un modelo de desarrollo basado en la innovación utilizando los principales logros del Sistema Vasco de Innovación, sus capacidades y sus logros.  Consciente del nivel alcanzado y de la necesidad de continuar por esta senda, Alberto García Erauzkin, presidente de Innobasque, ha subrayado “si queremos continuar siendo líderes en innovación hay que hacer otro sprint como el de 2007, cuando se creó el Fondo de Innovación y nació el Consejo Vasco de Ciencia, Tecnología e Innovación”.

Iñigo Urkullu, Lehendakari del Gobierno Vasco
Iñigo Urkullu, Lehendakari del Gobierno Vasco

José Ignacio Arrieta, presidente de Editora del País Vasco 93, responsable de Estrategia Empresarial, señala que, “lejos de caer en la autocomplacencia”, la guía constituye un “acicate para la innovación vasca”. En ella se recogen las voces autorizadas de figuras relevantes de la innovación en Euskadi, como Iñigo Ucín, presidente de Mondragón Corporación; Azucena Castro, científica y directora de OWL; Joseba Jauregizar, director general de la Corporación Tecnológica Tecnalia o Pedro Miguel Etxenike, director de Donostia International Physics Center, DIPC. También se recoge la reflexión de los tres últimos lehendakaris del Gobierno Vasco. El actual responsable del ejecutivo vasco, Iñigo Urkullu en las páginas de la publicación reconoce que “la innovación es el núcleo central de la estrategia de futuro de Euskadi. El éxito del sistema vasco de I+D+i consiste en colaborar y en coordinar las aportaciones de diferentes agentes”.

Que no cese la innovación

Los resultados obtenidos durante esta década están a la vista. Para empezar, es la única comunidad autónoma del Estado y una de las tres regiones de todo el sur de Europa que forma parte del grupo considerado de alta innovación, motivo por el que la Comisión Europea considera a Euskadi un “polo de innovación” regional, que “en un contexto de crisis, ha sabido mantener su posición en el grupo de regiones de alta innovación, al margen de la evolución negativa de los territorios de su entorno”.

El País Vasco es la única comunidad autónoma del Estado y una de las tres regiones de todo el sur de Europa que forma parte del grupo considerado de alta innovación

Todo esto ha sido fruto del proceso paulatino de convergencia con la UE-28, tal y como recoge el Innovation Union Scoreboard. Se ha pasado de estar en el 81% de la media comunitaria en 2010, al 91% en 2015.

Indizea (Índice Vasco de Innovación), que  mide la contribución de la innovación a la mejora de la productividad de la economía privada vasca  siguiendo la  metodología de la agencia británica Nesta, indica que los niveles relativos de la productividad vasca son superiores a los de la UE-15, aunque su crecimiento ha seguido una tendencia decreciente en las últimas décadas.

Pero conviene destacar el impulso del sector empresarial, que ha sido uno de los principales factores que ha favorecido este proceso de convergencia, tal y como lo refleja la evolución del gasto y el personal de I+D. Pese a ello – se subraya -, la actividad de I+D del sector empresarial no sigue el ritmo de crecimiento de la UE-28. Pero dicho impulso empresarial ha tenido el apoyo de las administraciones públicas, que han financiado la I+D empresarial en mayor medida que en la UE-28 (17% vs. 7% UE-28) en 2012.

Sin embargo la contribución de la innovación a la mejora de la productividad empresarial en Euskadi fue más modesta que en los países desarrollados en el periodo 1995-2007, debido a una menor inversión empresarial en capital intangible (I+D, marketing, organización, diseño, software, formación, etc.)

El análisis realizado de percepción con un panel de personas expertas del Sistema Vasco de Ciencia, Tecnología e Innovación aprueba la situación actual (6,26 sobre 10), así como su evolución reciente. Además, se muestra moderadamente optimista sobre su futuro. No en vano la producción científica vasca por ejemplo, ha ido ganando cuota a nivel mundial, al tiempo que ha ido mejorando su excelencia científica y colaboración internacional, alcanzando un máximo histórico en 2014 con 5.220 publicaciones.

En 2010, Euskadi alcanzó a el nivel del resto de España en el porcentaje de personal de I+D sobre la población activa y, desde entonces, ha seguido aumentando su diferencia positiva.

Todo esto ha sido posible en gran parte por el nivel formativo de sus jóvenes y su dinamismo empresarial, aunque presenta debilidades en la innovación que va más allá de la I+D y en la protección de la propiedad industrial, entre otros.  Para muestra, algunos ejemplos. Ámbitos en los que Euskadi no estaba especializada en 2004 y lo está en 2014: Psicología, Neurociencias, Ingeniería Química, Energía, Ciencias Medioambientales, Bioquímica y Ciencias de la Salud. Otros ámbitos con crecimiento notable en la especialización, hasta situarse o acercarse a la media mundial: Ciencias Agrícolas y Enfermería

En cuanto a las temáticas de la producción científica vasca, Euskadi está especializada, sobre todo, en Química, Ciencias de Materiales y Física; ámbitos en los que ya estaba especializada hace 10 años.  Euskadi está especializada en el 80% de las temáticas de la disciplina de Ingeniería y Tecnología: Ciencias de Materiales (MATE), Ingeniería Química (CENG), Energía (ENER), Ciencias Medioambientales (ENVI).

Décima edición de la Guía de la Innovación en el País Vasco, elaborada por Estrategia Empresarial en colaboración con Innobasque

Percepción optimista del futuro

Durante la presentación de la Guía de la Innovación 2016, En esta presentación, enmarcada en los «Los Martes de Innobasque«, iniciativa a través de la cual este organismo  convoca mensualmente a los protagonistas de la innovación en un foro divulgativo y abierto para situar la innovación vasca en el centro de la mirada de las personas, las organizaciones y los medios de comunicación. diez organizaciones subrayaron la transformación provocada por la innovación en la fabricación avanzada, salud, energía, ciencia, tecnología, TIC, educación, investigación o marketing. En este sentido, Javier Laucirika, director científico-tecnológico de IK4 Research Alliance, se centró en el impacto de la fabricación avanzada gracias a tecnologías como la visión artificial, simulación artificial/realidad aumentada, sistemas ciberfísicos, robótica colaborativa, procesos avanzados, cloud computing o big data. José Luis Villate, director de Marine Energy de Tecnalia, aportó una visión del impacto y oportunidades para el tejido industrial la energía offshore. Por su parte, Julio Arrizabalaga, director científico de Biodonostia, se centró en los avances en salud como la medicina personalizada, la regenerativa, la e-health, la m-health, o los dispositivos inteligentes implantables. María Teresa Ojanguren, directora de Lauaxeta Ikastola, explicó cómo ha cambiado el modelo educativo y  las claves que han permitido que su centro se convierta en el cuarto de los 100 mejores colegios innovadores de España.  Fernando Plazaola, vicerrector de Investigación de la UPV/EHU, subrayó la excelente evolución de la ciencia vasca en la última década. Tras él Ander García, promotor de Drone by Drone, ha incidido en el potencial y posibilidades de estos aparatos que hace 10 años eran desconocidos. Tal es el caso del big data, como ha recordado Alex Rayón, vicedecano de Relaciones Externas y Formación Continua de la Universidad de Deusto, quien acaba de firmar un acuerdo de colaboración tecnológica con Eroski. Su directora comercial de productos locales, Asun Bastida, explicó cómo la marca ha reforzado su compromiso con el desarrollo local, generando un importante impacto en el sector primario. A continuación, Jon  Fernández, director de Orbea, ha explicado el paso de la bicicleta estandarizada a la personalizada gracias a la innovación abierta que les ha permitido colocar al usuario en el centro de toda la actividad de la organización y cocrear con él. Finalmente, Karmele Agirrezabala, directora de Innovación y Canales de Kutxabank, centró su intervención en la digitalización, la personalización de la relación con el cliente y el big data en el mundo financiero.

Clausuró la jornada la consejera Arantxa Tapia, quien en las páginas de la  publicación participó en un coloquio junto a Ana Agirre y José Manuel Salinero responsables institucionales de I+D+i en la última década. Tapia afirma que para mejorar el Sistema Vasco de Innovación es necesario “analizar cuál es el retorno que obtenemos por la inversión que realizamos”. Es fundamental “analizar la eficiencia”, es decir, “medir qué retornos ha tenido el proyecto, en nivel de empleos nuevos, nuevos productos, procesos, o servicios que se han generado, qué nivel de facturación ha tenido…”. La consejera abordó también la formación, ámbito en el que considera que “tenemos un ámbito de trabajo importante, puesto que este país necesita personas formadas en carreras de ciencia y tecnología, profesiones para las cuales hay demanda de empleo y no hay oferta.” Por ello considera relevante “transmitir a los jóvenes cuáles son los perfiles que como país interesan”.

Resumiendo, al igual que en otros eventos similares queda demostrado por qué el modelo económico de Euskadi funciona. Es evidente que si en una economía se hacen las cosas de manera unificada, con una cierta masa crítica y un apoyo financiero adecuado, esta funciona. Y más aún si se asume que las políticas de  innovación tienen una dinámica que no conviene reducir.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.