Vacunas para el empleo

Por Pilar Llácer, Profesora de EAE Business School y autora del Libro “Te van a despedir y lo sabes”

Según el último informe de la OIT “El COVID-19 y el mundo del trabajo” el cierre total o parcial de los lugares de trabajo ha afectado a 2.700 millones de trabajadores, lo que equivale a un 81% de la fuerza de trabajo mundial. Esta medida, necesaria para reducir el contagio masivo de personas, va a provocar una reducción del empleo en el 2º trimestre del 6,7% a nivel mundial. Todos los países, todos los sectores y todos los trabajos se verán afectados en mayor o menor medida por la caída de la producción a corto plazo y una falta de confianza de los consumidores en el medio y largo plazo que socava de lleno lo que muchos llaman “la vuelta a la normalidad”.

Algunos de los sectores más afectados, Comercio al por menor, Turismo, Industria, actividades empresariales y administrativas, representan un 38 % población activa mundial y alrededor de 1.250 millones de trabajadores. El incremento del desempleo mundial durante 2020 dependerá de la evolución de la pandemia y de las medidas políticas a nivel global. La previsión inicial de la OIT, 25 millones de desempleados, podría superarse. En España, país con una concentración de trabajadores en sectores de alto impacto por COVID y con una tasa de paro del 13,7%, según datos del EPA del último trimestre de 2019, la repercusión puede ser mayor.

Sin embargo, antes de la pandemia del COVID 19 España ya era un país frágil y con poca visión sobre el trabajo del futuro. Somos un país con una alta concentración del empleo en sectores como el Turismo y la Construcción, con trabajadores de baja cualificación, y además con una agricultura poco automatizada que ahora está sufriendo la escasez de mano de obra debida a la pandemia. El tejido empresarial español, formado fundamentalmente por pymes y pequeñas empresas no había realizado todavía su transformación digital, tanto en la forma de trabajar (teletrabajo) como en la de vender (comercio online); de hecho el 30,2% de empresas con menos de diez empleados no tiene todavía página web, sólo el 5,8% de estas empresas realizaron ventas por internet y un 17,5% compras. Y ahora hay muchos negocios que no están pensando en su transformación sino en cómo salir cuanto antes de esta situación para seguir haciendo lo mismo. La falta de previsión y la escasa transformación digital de muchos negocios y trabajadores provocarán más cierres que COVID19.

El virus se quedará dormido pero nuestro consumo será diferente a medio plazo y nuestra economía se verá igualmente afectada. La caída de la producción, la productividad y, lo más importante, la falta de confianza y la incertidumbre provocarán un consumo retráctil, que puede avanzar o adelantarse para después retroceder o esconderse.

La OIT propone adoptar medidas políticas integradas y a gran escala centradas en cuatro pilares:

      1. Apoyar a las empresas, al empleo y los ingresos
      2. Estimular la economía y los empleos
      3. Proteger a los trabajadores en el lugar de trabajo
      4. Utilizar el diálogo social entre gobiernos, trabajadores y empleadores a fin de encontrar soluciones

Pero estas opciones deberían ser complementadas con otras tres:

      1. Un plan urgente de digitalización de negocios y trabajadores
      2. Formación urgente para todos los trabajadores afectados por ERTES o en proceso de despido
      3. Apoyar medidas de emprendimiento basada con la economía circular y las plataformas digitales para todos los trabajadores afectados por el desempleo  o que pueden ser susceptibles de estarlo

Muchas empresas deberán reorientar sus negocios con más agilidad de la esperada, como han hecho algunas para adaptarse a las actuales circunstancias. No valdrán las recetas de las crisis anteriores pues la situación es muy diferente, y además habrá que prepararse para estar en intermitente estado de alerta.

Por su lado, todos los trabajadores van a tener que entrenar de forma rápida su empleabilidad, que además deberá ser sostenible en el tiempo. Pero ¿dónde va a estar el empleo? El trabajo va a quedar impactado no solo en la forma sino en el contenido, y va a afectar a todos los sectores. Por tanto, si vas a buscar el mismo puesto, con las mismas funciones,  puede que no lo encuentres. Esta pandemia ha llevado a muchos empleos a incorporar el prefijo “tele”, que significa “distancia” o “lejanía”, y muchos más lo van a necesitar. Trabajos nuevos que imaginábamos para un futuro lejano van a tener alta demanda en este presente imprevisible. Algunos ejemplos:

      • Diseñador de eventos online
      • Canguros online
      • Experto en ciberseguridad
      • Diseñador de Experiencias de Realidad Virtual
      • Experto en ética de datos y privacidad
      • Arquitecto e Ingeniero 3D
      • Técnico de impresión 3D
      • Diseñadores de chatbots
      • Programador educacional en Inteligencia Artificial
      • Asesor de marca personal
      • Piloto de drones
      • Optimizadores del tráfico de drones
      • Técnico de asistencia sanitaria asistido por IA
      • Diseñadores de impresión de ropa 3D, especialistas en material y estilistas
      • Sherpa de tienda virtual

La mejor vacuna para la empleabilidad solo puede venir de la formación constante y nuestra capacidad para adaptarnos a un entorno que nos habían dicho muchas veces que era VUCA (volátil, incierto, complejo y ambiguo) y digital, y nunca acabamos de creerlo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.