Vector ITC insiste: para teletrabajar la empresa debe contar con cultura de “Agilidad Empresarial”

Para teletrabajar la empresa debe contar con cultura de “Agilidad Empresarial”

Lo más sorprendente del formidable impacto socioeconómico causado por la irrupción del coronavirus en esta sociedad cada vez más interconectada, ha sido poner en evidencia una serie de fallos y carencias de tecnológicas de las organizaciones empresariales, especialmente entre las pymes. Muchas de estas, al verse amenazadas de paralización – ya que los efectos de la pandemia van para largo – se han visto obligadas a revisar sus técnicas de gestión, comprobando que, en muchísimos casos, apenas estaban preparadas para la introducción y/o potenciación de tecnologías como el trabajo en remoto o teletrabajo.

En este sentido y frente a este problema, muchas empresas han optado por una salida bastante arriesgada, continuar con sus actividades en remoto, es decir vía teletrabajo, aunque no lo hubiesen implementado previamente entre sus empleados o ni siquiera los hubiesen preparado a estos efectos. Conviene recordar que esta modalidad laboral – aunque no es una opción aplicable en todas las gestiones – ofrece una serie de ventajas, pero también sus correspondientes inconvenientes que, por desconocimiento, no suelen ser tomados inicialmente en cuenta. Tales como falta de red de banda ancha, inexistencia de una verdadera política de ciberseguridad, de herramientas de colaboración, en fin, pero sobre todo la falta de una cultura empresarial en este sentido y lo que ella conlleva.

Conviene también recordar que antes del inicio de la pandemia, España era uno de los países de Europa con una de las tasas más bajas de teletrabajo, aunque lo sorprendente del caso es esta modalidad laboral es conocida y aplicada en España hace ya más de tres décadas (Microsoft, Apple, Toshiba Information Systems, etc). Que no hubiese sido seguida por el grueso de las empresas, ya es otro tema.

Según datos del INE, actualmente solo un 7,5% de los ocupados trabajan desde sus hogares al menos ocasionalmente, en contraste con países como Holanda, Suecia, Finlandia o Islandia donde casi el 30% de los trabajadores utiliza este sistema habitualmente. Las conclusiones son obvias, en su inmensa mayoría los españoles no tienen incorporada esta modalidad, por lo que es necesario poner a disposición de los trabajadores estas nuevas herramientas que los ayuden con su productividad.

Teletrabajo, ventajas e incovenientes

Es por ello que Vector ITC, especialista en diseñar y desarrollar iniciativas basadas en tecnología de vanguardia para impulsar el cambio digital, recuerda que, superados los problemas tecnológicos, todo este cambio es más sencillo si las compañías cuentan con cultura de “Agilidad Empresarial”, habilidad fundamental que permite a una organización reaccionar y responder de una manera innovadora y creativa ante los cambios, con el fin de generar beneficios mediante la rápida adaptación de su sistema al entorno.

Se trata de un modelo de mejora continua en el que se planifica, se crea, se comprueba el resultado y se mejora. Algo que es constante y rápido, con plazos de entregas reducidos que buscan evitar la dispersión y centrar toda la atención en una tarea encomendada. Sus principales ventajas son: mejora de la calidad, mayor compromiso, rapidez y aumento de la productividad. El principal beneficio del método Agile es que permite trabajar en ciclos cortos e incrementales, mejorando los tiempos de aprendizaje.

David Alejano Head of Digital Culture & Enterprise Agility Enabler VECTOR ITC
David Alejano Head of Digital Culture & Enterprise Agility Enabler VECTOR ITC

Las jerarquías clásicas son un obstáculo para la adopción de la agilidad empresarial como metodología del futuro, que trasciende el sector tecnológico. De esta forma, los equipos altamente efectivos no surgen de forma espontánea, sino que se construyen”, señala David Alejano, Head of Digital Culture & Enterprise Agility Enabler en Vector ITC.

Como paso inicial para evolucionar la agilidad, las empresas deben adoptar primero una mentalidad “Agile”. Gracias a este enfoque, las áreas de negocio y desarrollo trabajan de forma conjunta, reduciendo la brecha que pudiera haber entre ambas y que repercute en el producto o solución. El 91% de las empresas de software en el mundo han adoptado ya este tipo de mentalidad, debido a los beneficios que reporta en términos de velocidad de ejecución, productividad y rentabilidad.

De momento y hasta que se produzca plenamente ese cambio cultural que permita trabajar eficazmente en remoto, Vector ITC recomienda a las plantilla centradas en esta modalidad, seguir estas 5 pautas:

1.-  Encienda la cámara cuando pueda para no perder la comunicación no verbal con sus compañeros de equipo y evitar la sensación de aislamiento y la disminución del sentimiento de pertenencia.

2.-  Es muy importante elegir el canal de comunicación más adecuado en función de tres factores: cantidad y complejidad de la información, urgencia de la respuesta e interrupciones generadas.

3.-  Evite tener muchas pestañas abiertas durante las reuniones virtuales y –  en la medida de lo posible – trate de tener silenciado el micrófono cuando no esté hablando.

4.-  Mantenga una rutina diaria, dúchese y vístase como si fueras a la oficina. Recuerde que si tienes una reunión a través de la cámara también debe lucir presentable. Y no olvide algo muy importante, mantenga separado lo que es trabajo de lo que es ocio.

5.-  Cree un espacio exclusivo para trabajar y a ser posible siempre el mismo. Preste atención a su postura corporal igual que lo haría en la oficina.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.